El bosque tropical
 Los bosques tropicales forman un cinturón que rodea el planeta desde el Amazonas, a lo largo de un
estrecho pasillo que atraviesa el Congo y África oriental, hasta la región índica y malaya, estos son
lugares donde las temperaturas son altas todo el año y llueve casi todos los días, su precipitación
anual es de 200 a 450 cm. Gran parte de esta precipitación es de agua localmente recirculada que
pasa a la atmósfera por transpiración de los propios árboles de la selva.

 Estos bosques generalmente se encuentran en zonas con suelo antiguo pobre en minerales, en el
que se acumula poca materia orgánica porque microorganismos desintegradores y animales como
hormigas y termitas desintegran esta materia, que después es absorbida por las raíces y micorrizas;
los nutrimentos de las selvas tropicales están atrapados en la vegetación, no en el suelo, ya que esta
también acumula abundante energía por fotosíntesis.

 La mayor parte de los árboles son plantas perennes con flores. Frecuentemente sus raíces  son
someras y se concentran cerca de la superficie. Podríamos viajar 400 m sin encontrar dos miembros
de la misma especie de árbol, esto se debe a su fisiografía variable, por ejemplo los valles tienen
mayor diversidad vegetal que las colinas.

 Un bosque tropical plenamente desarrollado tiene tres o más niveles distintos de vegetación. El nivel
superior consiste en las copas de los árboles muy altos, de unos 50 m o más de altura, están
expuestos directamente a la luz solar. El nivel intermedio alcanza una altura de 30 a 40 m, forma un
dosel de copas continua que deja entrar muy poca luz  solar para el nivel inferior o sotobosque, al cual
sólo llega 2 a 3% de la luz que baña el dosel de las copas.

 Los árboles de estas selvas sostienen extensas comunidades de plantas epífitas más pequeñas
como orquídeas y bromeliáceas que usan a sus huéspedes solamente como sostén físico, no como
nutrición, a diferencia de muchas plantas que inician su vida en el nivel inferior y por la falta de luz
comienzan a trepar árboles beneficiándose de los productos fotosintéticos de su huésped.

 Se calcula que sin contar bacterias, alrededor de 90% de los organismos de los bosques tropicales
viven en el dosel superior.  Entre los animales de estos bosques se incluyen los insectos, reptiles y
anfibios más abundantes y variados del planeta. Las aves también son diversas, y algunas se
especializan en el consumo de frutos, mientras que otras se alimentan de néctar. Habiendo tanta
biodiversidad se espera encontrar una gran variedad de relaciones simbióticas, aunque muy pocas
han sido científicamente estudiadas.
El principal peligro que corre el bosque tropical se debe al crecimiento de la población humana y la
expansión agrícola e industrial.


Glosario

Micorrizas: asociaciones mutualistas de hongos y raíces de plantas que ayudan a la absorción de
minerales del suelo que necesita la planta.

Relaciones simbióticas: relación o asociación íntima a largo plazo entre dos o más especies.
    Mutualismo: ambas partes se benefician.
    Comensalismo: un organismo se beneficia y el otro no se perjudica ni beneficia.
    Parasitismo: una parte se beneficia y la otra se perjudica.

Competencia: ocurre cuando dos o más individuos intentan utilizar un recurso esencia para todos
ellos, como la cantidad de recursos es limitada, se reduce la cantidad disponible para otros.


Regresar a la
Página del Zoo